Confidente de la expresidenta surcoreana Park Geun-hye fue condenada a 20 años de cárcel por corrupción