El cambio climático continua siendo la amenaza del Patrimonio Mundial de la Humanidad