Finalizó el Carnaval de Río de Janeiro marcado por la protesta contra la violencia y demás males que aquejan a Brasil