Ministros de Finanzas francés y alemán aseguraron que comparten “la ambición de regular el bitcoin”