Reconstrucción científica reveló que el primer hombre británico conocido era negro y tenía ojos azules