Autoridades sanitarias descubrieron que leche infantil contaminada aún circula en supermercados de Francia