Cinco de cada diez niñas entre los 10 y los 17 años afirman haber sido obligadas a contraer matrimonio en El Salvador