Carreta impulsada por una vaca llevó la llama olímpica por las vías rurales de Corea del Sur