Casa Blanca defendió las políticas económicas del presidente Trump tras fuertes pérdidas en Wall Street