China quiere el aire de hace 40 años