Corrupción y continuismo: el síndrome de los expresidentes latinoamericanos