“Nosotros tenemos una sobrina, tiene seis años y pesa seis kilos porque sufre una desnutrición severa”: Katiuska Chourio, venezolana