Dos accionistas de Apple proponen que padres puedan configurar el límite de uso de los dispositivos por parte de los niños