Canadá se toma en serio la amenaza de EE. UU. de abandonar el NAFTA si no logra renegociarse