Nueva York es uno de los estados donde hay más muertes debido a sobredosis de opioides en EE. UU.