Mayoría de flores que llegan a EE. UU. para la celebración de San Valentín provienen de países de América Latina