Los niños con mayor capacidad aeróbica tienen más materia gris