Familia venezolana radicada en Colombia busca tratamiento médico para sus hijos diagnosticados con el síndrome de ‘piel de mariposa’