Hambre, escasez y altos costos llevan a los venezolanos a cazar reses y saquear comercios