"Es un abuso más a los que nos tiene acostumbrados la dictadura": director para las Américas de Human Rights Watch