Autoridades en Chile pusieron en marcha el plan especial de seguridad para proteger al papa Francisco durante su visita al país