Protestas en Reino Unido tras respuesta del Gobierno sobre el incendio en un edificio que ha dejado 30 muertos