Autoridades de Washington D.C. invierten anualmente más de 100 millones de dólares en servicios y vivienda asequible para los desamparados